Veintidós cinco años de fotografía sobre los pueblos indígenas de Latinoamérica se reúnen en la Sala Empordà del Museo Can Mario de Palafrugell de la mano de Miquel Dewever-Plana.

La exposición de Miquel Dewever-Plana en el Museo Can Mario de Palafrugell | Foto: Claudia Roca

El 15 de septiembre se inauguró en el Museo Can Mario de Palafrugell -de la Fundación Vila Casas– la nueva exposición de fotografía de Miquel Dewever-Plana, fotoperiodista nacido en París, que lleva como título Exponerse Editar. Esta exposición, que se podrá visitar hasta el 25 de noviembre, está incluida en la programación de la Bienal de Fotografía Xavier Miserachs, Que este año celebra su décima edición. gloria Bosch, Directora de arte de la Fundación Vila Casas, aseguró que “con esta exposición se quiere despertar el interés de las personas y demostrar aspectos que hagan reflexionar sobre la memoria o la violencia”.

Josep Piferrer, Alcalde de Palafrugell, también dedicó unas palabras al trabajo del fotógrafo “lo que es difícil es fotografiar a las personas. Dewever-Plana muestra la fragilidad de la vida y transmite un sentimiento único, y eso sólo se consigue con dos cosas: la fotografía y el fotógrafo que hay detrás. Nunca un vídeo con sonido podrá representar y transmitir lo que consiguen estas fotografías “. Piferrer también declaró que “esta Bienal es extraordinaria por la repercusión que ha tenido en diversos medios. Palafrugell se ha convertido en la capital de la fotografía gracias a trabajos como los de Dewever-Plana “.

La exposición, instalada en la sala Empordà del Museo Can Mario, reúne algunos de los trabajos más punzantes y duros -pero vez delicados- del artista a través de su largo recorrido por los pueblos indígenas de Latinoamérica, centrándose sobre todo en México y Guatemala. Exponerse Editar está conformada por una serie de retratos y situaciones, algunos en monocromo y otras en color, los cuales se complementan con los libros de donde forman parte. desde mayas (2002), hasta su último libro Entre dos aguas (2017), pasando por La verdad bajo la tierra (2006), Hach Winik (2009), Alma (2012) y La otra guerra (2012), todos estos volúmenes están disponibles en la Sala Empordà para ser fullejats y entender mejor la vida y la cultura de la gente.

Como explicó el artista durante la inauguración “cada vez que comienzo un nuevo trabajo fotográfico, debo hacer que éste acabe siendo un libro. Con mis imágenes quiero devolver la historia a las nuevas generaciones, las que probablemente la ignoran “. declaraciones que Leopoldo Blume, Director de la editorial Blume -encargada de editar los libros del fotoperiodista- complementó, “veintidós cinco años de fotografía son muchos años, pero todo esto se ha podido llevar a cabo gracias a la determinación del fotógrafo. Dewever-Plana ha podido cumplir el sueño de acercarse a los pueblos indígenas, y sus libros son la clave para entender qué se propone el artista con estos viajes constantes en América latina “.

Las imágenes que Dewever-Plana nos presenta son fotografías llenas de sentimiento; retratos duros y sinceros de lo que ocurre con estas personas. Él busca la identidad a través de explorar, estudiar y entender sus orígenes así como su estilo de vida; un trabajo de investigación que Dewever-Plana tiene previsto seguir ampliando, ya que en septiembre de 2019 tiene pensado presentar un nuevo libro de fotografía, titulado provisionalmente Vale un potosí, El cual se centrará en la vida de los mineros de Potosí, en Bolivia.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola