El centro de arte contemporáneo de Girona, el Bòlit, da la bienvenida a la nueva temporada y ha inaugurado dos exposiciones simultáneas. Por un lado, «Trilogía Blanca», del escultor Enric Pladevall, Invade el espacio a través de la forma y las siluetas y mediante unos objetos muy persuasivos. La otra muestra, «Come fare parlare un muro», deAndrés Siri, Es un grito a la memoria y una reivindicación del recuerdo.

«Trilogía Blanca» agrupa una selección de la obra del escultor Enric Pladevall realizada entre 2013 y la actualidad. La muestra toma el título del conjunto de las tres magníficas piezas de gran formato elaboradas con madera policromada con transparencias blancas entre 2015 y 2017. Estas piezas en cuestión son «Piel de un sueño», «Ninfa del negro mar» y «Cáscara de la sombra «, y se podrán contemplar en el espacio de San Nicolás, Un lugar espectacular e íntimo, donde la piedra de la capilla contrasta con la blancura del mármol esculpido por Pladevall. La luz juega un papel imprescindible, contagiando una sensación de equilibrio casi místico y religioso. No sólo es una exposición, sino un lugar para la reflexión y la espiritualidad. Un lugar donde la sensualidad y la grandeza convierten legítimas protagonistas.

En el espacio del pozo Redondo, Además, el visitante podrá encontrar unas piezas de dimensiones más pequeñas, pero no por ello menos expresivas. Se trata de trabajos complementarios de «Trilogía blanca»: obras de pequeño formato, grafismos de pintura, naturalezas muertas de bronce, objetos de madera y otros materiales que también juegan con la sugestividad de la forma. Un vídeo, al final de la visita, mostrará parte del proceso de creación del artista.

Pladevall es un escultor nacido en Vic en 1951 y establecido en Ventalló desde 2004. Ha expuesto tanto en el ámbito nacional como internacional, en importantes museos y galerías, pero su obra también se encuentra en espacios públicos de Girona, Barcelona, ​​Vic , Reus y Manresa. Esta muestra se podrá ver hasta el 30 de septiembre.

De alguna manera, en la escultura de Pladevall hay implícito el tratamiento de la memoria. Una temática, ésta, que hace que conecte con la otra de las exposiciones que el Bòlit ha presentado durante este otoño, «Come fare parlare un muro«, De Andrés Siri. Se trata del resultado de un proyecto artístico e internacional: Bòlit The Spur a la Fundazione por el Arte di Roma. Una producción que expresa el diálogo entre el patrimonio histórico de la capital italiana y el arte contemporáneo.

Andrés Siri es de Buenos Aires aunque ha vivido en Girona. Estuvo este último año hizo turismo en Buenos Aires recorriendo el país

Esta muestra pone de manifiesto la necesariedad de la nostalgia y de la memoria, para construir un discurso proyectado al futuro. La imborrable marca del pasado y, de alguna manera, el ineludible paso del tiempo juegan un rol primordial en «Come fare parlare un muro».

Así pues, unos murales dispuestos con la técnica del «frottage» conversarán con el visitante y materializarán lo que a menudo ocurre con determinadas parcelas de recuerdos: que nos determinan y, en algunos casos, incluso nos definen como seres humanos. Una memoria que nos esculpe a su voluntad, como lo hace un martillo a un trozo de mármol virgen.

A Nube hablamos con el artista, que nos confiesa que su vida ha sido «inevitablemente ligada a la memoria, a su condición de emigrante, con recuerdos que te van marcando y persiguiendo constantemente». Este es, quizás, lo realmente apasionante de la exposición: que Siri transmite con todo detalle un sentimiento de lejanía, de tristeza y, en cierto modo, de conciencia. Ya saben que decía Cortázar el poema titulado «La Patria» sobre la idiosincrasia argentina: «ser argentino es estar triste, ser argentino es estar lejos».

De origen argentino pero adoptado por Girona desde hace unos años, el arquitecto Andrés Siri ha participado en la Bienal de Arte de Girona, Y ha exhibido en lugares como el Centro Cultural Borges de Buenos Aires. También ha diseñado instalaciones efímeras que se han podido ver en el festival Tiempo de Flores de Girona en siete ocasiones, en 2008 y del 2010 al 2015. «Come fare parlare un muro» se podrá visitar hasta al 20 de octubre.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.