Mari Carmen Martín es una psicóloga especializada en el bienestar de las de las personas y las organizaciones. Compagina su profesión con la docencia en la Universidad de Barcelona. Actualmente, imparte un taller de Mindfulness en el marco del programa de actividades disfrutar UB. Martín nos explica qué es y cómo funciona esta práctica provenidas del budismo y el yoga, el Mindfulness.

María Carmen Martín, psicóloga, experta en mindfullnes | Foto: Ester Roig ©

 

¿Cómo definirías el Mindfulness?
El Mindfulness es la práctica de la atención plena, sostenida, abierta, neutro y amable. Esta es la definición que se le ha otorgado en los últimos años. Desde el mundo de la psicología, se considera un estado mental y una emoción positiva y neutro.

¿Hay alguna diferencia entre el Mindfulness y la meditación tradicional (o cualquier otro tipo de terapia)?
Sí, totalmente. El Mindfulness ha cogido algunos componentes meditativos del budismo, de la meditación zen y del yoga para construir un tipo de meditación que es laica. Es decir, que no tiene connotaciones religiosas, ni espirituales y que es bastante científica desde el punto de vista psicológico. El objetivo del Mindfulness es ayudar a las personas a cuidar de sus pensamientos, su estado mental y sus emociones. Con todos estos elementos se construye un estado de bienestar a partir de la práctica.

Cómo nace esta filosofía de vida?
Siempre ha estado presente. Sin embargo, en nuestro contexto, se debe tener en cuenta que durante muchos años se ha practicado la religión católica. No ha sido hasta hace poco que se ha pasado de creer en unas prácticas contemplativas. Vivimos en un estado laico y con unos niveles de estrés muy elevados. Desde mi punto de vista, esta práctica está llenando agujeros que quizás hemos perdido en el tiempo y relacionado con la falta de fe religiosa. El Mindfulness apodera las personas, les da herramientas para gestionar su estrés, su bienestar, su estado mental.

En qué momento llega el Mindfulness en la sociedad occidental?
El Mindfulness como programa de reducción de estrés llegó a partir de los años ochenta de la mano de un investigador clave, el biólogo Jon Kabat-Zinn. Él creó una serie de prácticas en el que trabajaba con un grupo de pacientes que tenían dolor crónico. Este acto funcionó. Hasta que se ha convertido en una intervención dentro de la psicología y del bienestar.

Se puede practicar en cualquier momento del día?
Sí, y tanto. Hay una práctica formal que se suele recomendar la mañana, antes de comenzar la actividad, o por la noche, antes de ir a dormir. Pero también hay prácticas informales que encajan mucho en nuestro estilo de vida. Consisten en cuidar de los pensamientos, ser consciente de dónde se puede canalizar la atención, pensar en cosas positivas o dirigir esta atención en la respiración. Es decir, tiene un abanico de posibilidades quizás más amplio que el resto de tradiciones. Por eso tiene este éxito. Puedes estar en el trabajo y practicar Mindfulness. De hecho, hay muchas investigaciones sobre cómo desarrollar la atención plena en el lugar de trabajo para que las personas tengan más atención. Tener cuidado de la atención, gestionarle y ampliarla.

María Carmen Martín, psicóloga, experta en mindfullnes | Foto: Ester Roig ©

Cómo funciona una sesión de Mindfulness?
El programa de reducción de estrés más extendido es el de MBSR que recomienda unas ocho semanas. Por lo tanto, todas las intervenciones de Mindfulness están desarrolladas alrededor de ocho o diez semanas. En cuanto a un intensivo, recomendamos unas cuatro o cinco horas al día. Para llegar a meditar un tiempo sostenible y hacer la práctica formal, normalmente son cuarenta y cinco minutos al día o distribuirlo en diferentes momentos del día. Pero es una técnica que cuanto más tiempo pones más ganancias tienes.

Es una terapia reconocida por los especialistas de la medicina o se considera medicina alternativa?
Sí, hay más de 16.000 estudios científicos en un ámbito de atención plena con esta palabra. Hay mucha evidencia científica. Dentro de la psicología se considera un tipo intervenciones de la tercera generación de terapias. Es un ámbito nuevo que, cada vez, se está expandiendo más rápidamente y, forma parte de intervenciones en muchos ámbitos psicopatológicos, no sólo el estrés.

Crees que como sociedad tendemos a despreciar este tipo de prácticas?
Sí. Evidentemente depende de la gente. Hay gente que conecta y que tiene interés, pero hay gente que no. Estos últimos son personas que, sobre todo, les gusta hacer deporte y practicar ejercicios con más de acción. Y el Mindfulness no es una actividad de mucha acción.

Qué tienen que estudiar los profesionales de esta terapia?
Hay asociaciones que certifican el título para impartir programas de Mindfulness. Pero es una cuestión de mercado. Dentro del mundo de esta terapia, hay profesionales puristas que optan por ir a la Universidad de Massachusetts y tener el título de allí. O bien, hay gente que proviene del mundo del budismo u otras prácticas meditativas. Desde mi punto de vista, para ser profesional del Mindfulness debe ser respetuoso con las enseñanzas y con la técnica. También están naciendo programas combinados, como la atención plena y la inteligencia emocional. Es un estudio que se combina en muchas prácticas y esto abre puertas.

María Carmen Martín, psicóloga, experta en mindfulness | Foto: Ester Roig ©

Cualquier persona puede sumarse a esta práctica?
Si, totalmente. Las intervenciones que se suelen impartir son en el mundo de la educación, en las organizaciones o el ámbito clínico. Hay que tener claro que el Mindfulness no es la panacea. Es decir, no es la solución de todo. Pero es una intervención con un éxito bastante interesante dentro de los diferentes hábitos de la investigación. No todo el mundo se pega, siempre hay un 20% o 30% que no acaban desarrollando el hábito.

¿Cuál es la media de edad de una persona que práctica el Mindfulness?
Los curos que yo imparto suele asistir gente mayor. Es decir, prejubilados o jubilados. También hay gente que está buscando trabajo y estudiantes que están pendientes de recuperar créditos, pero estos son el 20%.

Tienden a asistir más hombres o más mujeres?
En este tipo de prácticas hay más mujeres.

Crees que debería impulsar a las escuelas e institutos para trabajar el tema de las emociones y la concentración de los niños?
Sí, de hecho hay escuelas que practican el Mindfulness los primeros diez minutos del día. Es una técnica que ayuda mucho a la concentración de los niños para que entren en un estado de atención. Realmente es un entrenamiento mental que te ayuda a gestionar mejor la atención y beneficia la concentración.

Crees que habría menos fracaso escolar?
Totalmente, pero antes debería extenderse más. Hay estudios de la Universidad de Zaragoza que demuestran que el Mindfulness mejora el fracaso escolar. Esta noticia anima a los profesores, sobre todo aquellos que tienen alumnos movidos. El problema es que el sistema educativo no ha cambiado en los últimos cien años y los niños pasan gran parte del día sentados y en poco movimiento. Evidentemente que si se hicieran cambios y se introdujeran actividades con más movimiento, pues se podría introducir el Mindfulness.

En plena era de la tecnología y las redes sociales, crees que las personas nos hemos olvidado de nosotros mismos, a respetar lo que pensamos, a cuidarnos y gestionar nuestras emociones?
Sí, estamos muy influenciados. Pasamos demasiado tiempo conectados a los móviles, pendientes de los mensajes y nos olvidamos de nosotros mismos. Os recomiendo un libro que se titula Focus, de Daniel Goleman, En el que habla del efecto del incremento del uso de la tecnología. Además, hay profesionales de la atención plena que han creado y desarrollado aplicaciones sobre Mindfulness para promover una tecnología más sana y que nos ayude a estar más enfocados en nuestra mente.

María Carmen Martín, psicóloga, experta en mindfulness | Foto: Ester Roig ©

Por lo tanto, crees que la sociedad de la tecnología y el hecho de estar conectados al móvil gran parte del día tiene relación con el auge de la práctica del Mindfulness?
Si, tenemos masas interferencias durante el día. Del móvil, el ordenador, la televisión … Yo creo que la entrada digital nos ha cogido sin preparación. Se deberían hacer cursos de cómo gestionar las pantallas, ya que distorsionan nuestra atención y debilita la calidad de nuestro trabajo.

Muchas empresas empiezan a optar por practicar el Mindfulness en su equipo?
No son tantas. Yo creo que se debería potenciar mucho más, todavía. Las empresas que lo han empezado a impulsar son, sobre todo, las del sector tecnológico, que la mayoría son organizaciones jóvenes. Lo hacen con el fin de buscar un beneficio para mejorar el bienestar y la productividad, pero no lo hacen centrándose en la prevención. A nivel internacional, la empresa SAP es un ejemplo. Pero vaya, no hace mucho más de cinco años que lo practican.

Crees que dentro de unos años el nivel de estrés será menor a pesar de vivir en una sociedad plenamente tecnológica?
Quizás sí. De hecho, estamos en un momento exponencial desde el punto de vista de desarrollo, de soluciones digitales y tecnológicas. Pero nuestra habilidad no es exponencial. Es imposible estar al día de todo y saber de todo. Es positivo que la tecnología sea una aliada de los conocimientos, pero se han de abrir debates sobre el tema. La cuestión es gestionar el tiempo, es un ejercicio de disciplina. Tener atención y conciencia de nuestro consumo y hacer sensibilización.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola