Por segundo año consecutivo la sala Beckett abre sus puertas a laEspacio debuts *, Un laboratorio de experimentación teatral y búsqueda de nuevas identidades de género. Elisabeth Massana ha hablado con elIan Bermúdez, Uno de los creadores del espacio y facilitador de los talleres de escritura.

Ian Bermúdez es uno de los responsables de los Talleres Espacio debuts * que tienen lugar en la Sala Beckett.

Escritor, traductor, activista, profesor, filólogo … ¿Quién es Ian Bermúdez?

Escribo desde que tengo memoria. De muy pequeño prefería que me regalaran aquellos diarios con candado, los kits de hojas y sobres con motivos para escribir cartas a la prima de Valladolid, y tenía un cajón secreto donde acumulaba libretas y libretas con todo lo que me pasaba por la cabeza. Esta afición me acompaña hasta hoy en día. El amor para traducir me viene de mi conexión con la música. Me gusta cantar, las melodías, los acuerdos, lo que transmite la gente con la música. Siempre he sentido la motivación para buscar las letras que no entendía y así saber qué era lo que me atraía específicamente de ellas. A veces era sólo la música, otros el que se decía tenía que ver con lo que estaba viviendo o me hacía descubrir algo nuevo. La combinación de la escritura, la traducción y la música van llevarme de la mano a la poesía, que, como sabemos, es una manera de entender y vivir el mundo. Finalmente, viví muchos años con una urgente necesidad de estar continuamente leyendo, ahora entiendo que era para conseguir generar en mi cabeza mi comprensión del mundo, una que me gustara, y, también, para intentar entender lo que pasaba a fuera -las mis primeras dos décadas no fueron del todo agradables-. Las circunstancias de mi vida me llevaron a estudiar filología inglesa. Hoy en día trabajo como profesor de inglés por cuestiones prácticas, trabajo que he estado intentando rehuir de todas las maneras posibles hasta hace poco. A día de hoy, después de aceptar que no lo hago mal – aparte que mis Pamis[1] ya me enseñaron el oficio pronto -, me he acabado rindiendo por todas aquellas cosas magníficas que aporta. Mi experiencia vital como persona trans me ha convertido en activista y en mejor persona.

Vas autopublicar tu primer poemario Ser h (u) ome * ∞ (a). ¿Qué significó que la editorial Bellaterra le incluyera en su catálogo?

La autopublicación de Ser h (u) ome * ∞ (a) fue la manera que me surgió de canalizar la incomprensión de una banda de ser leído como una persona con más privilegios (como mujer cisgènere heterosexual) y las expectativas que la sociedad tenía de mí, o la manera que yo tenía de vivir- las (comportarme como una niña, chica y mujer “como es debido”) y, por otro lado, mi trasiego identitario interno (ir absorbiendo el discurso que mi entorno tenía sobre la homosexualidad y el hecho trans). El título tiene toda la intencionalidad de abrir el cajón en una cantidad infinita de formas de performar ser “hombre” dentro de ser una persona humana. Más adelante, ediciones Bellaterra lo volvió a publicar en una edición bilingüe. Gracias a este libro fui de biblioteca en biblioteca acompañado de otra persona trans que puso música a los poemas y generamos diálogos con el público. Además, en cada presentación llegaba cargado con todo de libros de la temática por ellis y las personas que trabajaban allí.

Tu cómic transito, publicado junto con David Cantero a través de una campaña de micromecenazgo, te ha llevado a recorrer la red de bibliotecas. ¿Qué ha surgido de estos encuentros?

Mi amistad con el ilustrador David Cantero me llevaron a escribir y publicar con la misma editorial transito, Novela gráfica a través de la cual, y casi como si fuera una autobiografía, cuento lo que había aprendido hasta entonces a través de la transición y las maneras diferentes de vivir con las que me había ido encontrando. Asimismo, el cómico critica duramente el sistema patologizador de atención sanitaria para las personas trans que en ese momento estaba establecido en el hospital Clínico de Barcelona. A través de una campaña de micromecenazgo pude hacerme a la idea de la maravillosa red de personas que hicieron posible este proyecto y entender que era necesario, y que somos muchos que queremos escuchar las historias reales de las comunidades minoritarias. Con cada una de las presentaciones que se hicieron, fui entendiendo la realidad de la lucha trans y hasta qué punto la voz de su colectivo necesita empoderarse.

Una de las razones que me hicieron llegar a la anterior afirmación fue darme cuenta claramente del dolor que supone carecer totalmente de referentes. Hoy en día he podido transformar el dolor en una especie de actitud pícara porque por un lado con mi experiencia de vida y reflexión me he dado cuenta de que crear estereotipos y referentes implica una gran responsabilidad, pero, por la otra, me empodera el hecho de saber que se trata de una mera construcción de personajes con los que puedo jugar y ver qué me corresponde en cada momento. Haber vivido en el discurso hegemónico y ser “el otro” -tanto por mi experiencia representando el papel de ser mujer, Como en escuchar las visiones de lo que se catalogaba como homosexual, lesbiana, transexual, y ser catalán y castellano vez- me ha dado esta visión global, interna y externa, de cómo se pudieron generar estos discursos estereotipados y así poder jugar con el lenguaje y sus significados.

Veo que en tus respuestas usas la -i- para evitar la marca de género. Para las personas no acostumbradas al uso de un lenguaje inclusivo, nos puedes explicar un poco el porqué del uso de esta vocal?

Tal como ya expresas en la pregunta, se trata de incluir, de hacer visible, de dar un espacio y de utilizar la lengua de una manera creativa para su función esencial: comunicar. Pero una comunicación que nos sirva para Toti. La -i- se está proponiendo en círculos trans y feministas LGTBI + catalanes para referirnos a las personas en general. Es una forma que traspasa el binarismo y nos da la posibilidad de que las personas que no “lo compren” puedan comunicarse de manera libre y sin sentirse limitada.

Pasa lo mismo en castellano, con la letra -e- «Hola a todes», por ejemplo. En catalán la -e- no nos funciona, porque nos coincide con flexiones que ya existen (como la del plural femenino). Así pues, una propuesta alternativa sería la terminación en -i.

En un principio y como ocurre siempre cuando hay cambios, puede parecer extraño; aún más para las personas que nunca se han sentido excluidas por su propio lenguaje. mientras escribía transito y tenía que decidir si tomaba la iniciativa de utilizar esta flexión o no, una de las cosas que fue decisiva fue el comentario de una persona muy cercana al proyecto que dijo: “Mira, esto de la” y “Me parece una gilipollez y además queda súper cutre, vamos a perder lectoras con esto “. Después de eso no me quedó ninguna duda de que no pensaba hacerme atrás. Es necesario. Alguien que no haya vivido esta experiencia puede permitirse el lujo de decir esto y quedarse tan ancho, en mi caso no salir adelante es mantener un lenguaje opresor y no nos lo podemos permitir.

Para las personas que quieran seguir leyendo sobre este tema os recomiendo este artículo que escribió Bel Olid el diario jornada.

Hablemos ahora de tu último proyecto: qué es el Espacio debuts *?

debuts * pretende ser un espacio de seguridad para aquellas personas disidentes en el género que deseen tomar contacto con las artes escénicas y quieran encontrar finalmente un espacio donde sus cuerpos e identidades no sean “lo extraño”, “el otro”, y pasen a ser lo deseable ya estar en el centro de una narración propia y apoderada. Esto se ha traducido en una serie de talleres que se han realizado como prueba piloto en la sala Beckett entre enero y junio de 2018. Los talleres están conducidos por profesionales de las diferentes artes (teatro, cine, danza, audiovisuales y escritura). A través de monográficos de cuatro horas el grupo ha podido investigar sobre cómo se ha visibilizado el arquetipo trans a lo largo de la historia audiovisual y, a partir de ahí, adquirir una visión más crítica e intentar escribir nuevos personajes que tengan que ver con lo que cada persona quiere mostrar.

Como nació debutó *?

Debuts * nace a raíz de una necesidad de espacio, formación y búsqueda de nuevas identidades trans y sus formas de representación en las artes escénicas y audiovisuales. A lo largo de estos años de activismo, me he dado cuenta y he podido ir profundizando en la convicción de la carencia de referentes trans positivos en todos los ámbitos de las artes. Aunque la situación ha ido cambiado paulatinamente estos últimos años, queda mucho por hacer y no tengo ganas de que pronto el hecho trans consiga ser asimilado dentro de lo “normal” porque está de moda y hemos conseguido encajar lo trans y parece que todo está bien. Pero nada más lejos de la verdad, tenemos vidas ricas y diferentes de las que el sistema binario ha podido crear hasta ahora, aceptémoslo y abrámonos, no intentamos encajarlo con lo que ya sabemos … Y eso sólo se consigue con la voluntad de dejar que las personas que me rodean sean ellis mismas con escucha activa, no porque es lo que toca. Para posibilitar todas las miradas posibles y experiencias de la comunidad trans, la cultura tiene un papel clave, ya que es a través de esta que podemos abrir miras. Esta visión coincidió con la delIan de la Rosa, Con quien comparto la coordinación del proyecto en su segunda temporada y Damián Díaz quien fue con nosotros durante la primera. Los tres habíamos compartido diálogos sobre este tema por separado y con el Damián ya habíamos pensado en la necesidad de escribir pequeñas obras o escenas de teatro que hablaran de las cosas que nos pasaban en el día a día pero que aún no habíamos visto nunca encima de un escenario, pero nunca acabábamos de encontrar el tiempo … Como casi todo el mundo, la lucha por un trabajo nos impide sacar adelante todo lo que quisiéramos. Pero después de una actividad conjunta en la que presentábamos dos cortometrajes Víctor XX y Yo soy yo las conversaciones fueron siendo más frecuentes hasta que decidimos escribir un proyecto y presentarlo a la Sala Beckett. Su respuesta abierta y afirmativa nos reafirmó en la idoneidad del momento y hemos dado lo mejor de nosotros para sacar adelante esta idea.

Como ha sido la primera experiencia?

La primera temporada la viví desde el punto de vista de coordinador y creador. Como coordinadores hemos aprendido a gestionar un grupo, a coordinarnos con los talleristas, a dialogar después de cada taller para ir viendo las necesidades del grupo … En mi taller de escritura creativa generamos personajes y jugar a crear relaciones entre ellis con vivencias totalmente del día a día, por lo que el grupo conectara con el poder de creación de realidades que el arte nos permite. De esta primera propuesta salieron títulos como por ejemplo Aquí no hay Queer viva. Nos lo pasamos muy bien de una manera corporal, emocional e intelectual, conectando con diferentes artes y espacios que nos están abriendo las puertas. De un grupo de doce personas hemos recibido muy buen feedback. El espacio era necesario, nos hemos dado cuenta de que tenemos un lugar en las artes escénicas, y hemos podido ser conscientes de potenciales que no creemos tener. La mejor prueba de ello es que muchos repetimos.

Está a punto de empezar un nuevo curso, qué nuevos retos os planteáis?

Durante la primera parte del curso se realizarán los talleres temáticos y de enero a mayo abriremos un espacio de creación para ver si las iniciativas que surgen al final de los talleres se acaban convirtiendo en alguna manifestación artística como puede ser una improvisación, performance o inicio de obra de teatro. Estamos muy contentos, ya que hemos llenado todas las plazas y estamos entusiasmadas por esta nueva oportunidad.

Finalmente, ¿cómo ves el panorama teatral catalán? En este artículo publicado en la revista (Pausa.), Isaias Fanlo y Jeffrey K. Coleman debaten sobre el estado actual del teatro catalán desde una perspectiva queer y de raza, y su diagnóstico no es muy esperanzador …

Me gusta mucho que me hayas dado a conocer este artículo ya que me ha hecho reafirmar que estamos en el buen camino. El artículo coincide con la visión que tuvimos en crear el Espacio debutó * cuando dice:

Pienso que el teatro catalán, con muy pocas excepciones, todavía no ha pasado por la fase de cuestionamiento de las políticas esencialistas, y esta es una etapa necesaria para problematizar el régimen normativo. Dentro de la norma, incluiría las tendencias dominantes, desde la perspectiva de las que se ha vertebrado la gran mayoría del discurso que podemos ver en escena. Los “otros” son los que no se adscriben en esta norma, que es blanca, binaria (o masculina o femenina) y heterosexual o homonormativa …

Conozco pocas de las obras que se mencionan, y este quizás es uno de los ejemplos más importantes para reclamar un teatro donde las identidades consideradas no normativas dejen de ser “lis otros”. Una de ellas es Rent, me gustó mucho. Las últimas que he ido a ver o sé que han estado en cartelera son Crotch, Que tiene bailarines trans; Trans más allá, Que tiene personas trans expresando sus historias, una experiencia muy bonita para personas trans que han podido subir por primera vez en un escenario, aunque tengo reticencias sobre el punto de vista desde donde se dirige el proyecto; La piel escrita no la interpreta una actriz trans pero tuvo un gran y detallado asesoramiento de activistas trans y eso se nota en el resultado y A la verdad tuya, Una obra que para mí estuvo tratada con una gran dosis de sensibilidad.

Sin embargo, con el Ian de la Rosa y otros activistas trans seguimos pensado que es necesario que haya obras creadas desde las personas trans, que exploren nuestras vidas a partir de una visión positiva, empoderada y realista. Por lo tanto, estoy totalmente de acuerdo en que en cuanto a la necesidad de mostrar esto, así como las intersecciones de género y raza. Es necesario que el teatro catalán haga una revisión y ventile el cajón en el que tiene puesto lis otros. Es necesario que las personas implicadas (autoris, actor, productor) que han ayudado a que perdure la representación de las visiones hegemónicas de género hagan un poco de silencio y escuchen y dialoguen con las voces de un gran número de personas que ya hace tiempo que hemos iniciado este diálogo y esta transformación. Esto no lo digo con un tono autoritario, simplemente quiero expresar que lo que han representado hasta ahora no es lo que queremos mostrar de nosotros mismo y nuestras vidas, de momento sólo se muestra lo que el sistema en que vivimos hace y perpetúa con nosotros .

[1] Palabra que el autor introdujo a su cómic transito creada para incluir padre y madre en cualquier pareja. Se puede usar en singular si alguien siente que representa ambas funciones, en este sentido captura el mismo significado que la palabra inglesa ‘mapa’, introducida por el activista intersex Del LaGrace Volcano para referirse a la persona progenitora sin especificar el género.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola