La Editorial Ensiola ha reeditado El Prometeo mal encadenado, DeAndré Gide. El libro, que expone el mito de Prometeo con una visión moderna, tiene el valor añadido de llevar la huella lingüística Bartomeu Rosselló-Pòrcel, Que lo tradujo en 1937 en la Rosa de los Vientos. el Prometeo mal encadenado contiene las ansias y las inquietudes del hombre de ayer, que son las mismas del hombre de hoy, porque, según Gide, sufre los caprichos del azar, unas veces para favorecerlo, otros por hundirlo y, con demasiada frecuencia, el bien de un conlleva el sufrimiento de otro.

André Gide

André Gide parte del Prometeo encadenado de Esquilo. Prometeo fue condenado por Zeus a restar encadenado a las alturas del Cáucaso, mientras un águila de día le roía el hígado, que se regeneraba la noche para ser otra vez devorado. Prometeo, considerado el maestro de todas las artes, patín este martirio por haber dado a los hombres el fuego, es decir, el conocimiento, el pensamiento y las artes. Gide, pero, actualiza el águila del mito de Prometeo y la convierte en un símbolo de la conciencia, que roe el alma humana.

El autor sitúa la acción en la realidad contemporánea de su tiempo, en París, en mayo de 189 …, momento en que Gide escribía esta obra, publicada en 1899. La visión del relato francés discrepa de la tragedia griega en mostrarnos un Prometeo moderno, que tiene una personalidad más firme y más independiente que el Prometeo torturado deEsquilo. Porque en la antigua Grecia el hombre no podía luchar contra su destino, encadenado al capricho de los dioses. En el relato GiDi, si bien el hombre sigue sometido a la voluntad y al juego azaroso de Zeus, Prometeo consigue romper no sólo con las cadenas que el privaban de la libertad, sino también con el águila, con la conciencia, que el torturaba y no lo dejaba vivir. De ahí el título de mal encadenado.

El Prometeo mal encadenado es un relato filosófico, con un eco de farsa satírica y alegórica, muy cercana a la bufonada. Más allá de las inquietudes del hombre singular, de la calle, expresa el drama del hombre de letras, del escritor, que se refleja en este Prometeo, alter ego de Gide. Porque el autor era un rebelde enfrentado a los prejuicios morales, que pretendía despertar las conciencias dormidas en el cojín de las convenciones. Gide reivindicó la originalidad y la libertad del individuo, lo que consigue de lleno en este relato, de tono irónico y de un marcado simbolismo. Su obra, extensa y diversa, muestra la verdad del artista, porque Gide siempre habla de sí mismo con un esfuerzo de sinceridad. Nos encontramos ante un relato, original e impresionante, que se puede leer como una simple aventura de entretenimiento o como una reflexión moral sobre la realidad, sobre la condición del hombre y del artista. Con un lenguaje abrevado de un espiritualismo menudo trágico expresa un sentimiento amargo de la existencia del ser humano, el cual ve deambular por los caminos desolados de un mundo absurdo y enfrentado a un destino incierto.

Al final, después de superar el dolor que le provocaba la mordedura del águila, Prometeo propone que no buscamos mucho sentido a los hechos de la vida, porque vienen como vienen, sin que podamos hacer nada. Gide, seguidor Montaigne y de Rousseau, Habla sobre el hombre y su fragilidad, que ve encadenado a los escrúpulos morales y los prejuicios sociales, en medio de un mundo absurdo, regido por el azar. De las palabras de André Gide, se desprende un canto a la vida y a la sabiduría del bello risa. Un mensaje del todo válido hoy, que vivimos en una sociedad que nos devora el alma con preocupaciones y problemas.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola