La Sala Pi i Sunyer del Instituto de Estudios Catalanes (IEC) acogió la tarde del lunes, 10 de septiembre de 2018, la Primera Jornada de Trabajo del Colectivo Pere Quart (CPQ). En una intensa tarde (de 16 a 20 h) que inauguró el presidente del colectivo, Anton Carbonell, Se manifestó la voluntad de que la jornada tenga continuidad y que, de estos encuentros de trabajo, en deriven diversas iniciativas desde el Colectivo.

Entre muchos de los asistentes, docentes en activo en la secundaria y en la universidad. Pero también escritores y funcionarios de la administración de Enseñanza. Con todo, las intenciones del Colectivo no pasan, sino, para hacer que la educación secundaria y postobligatoria en los Países Catalanes atienda la necesidad de dedicar tiempo, esfuerzo, infraestructura y personal adecuados a la docencia de la literatura catalana y el fomento de la lectura.

Entre la multitud de ponentes destacaron las necesidades de la comunidad educativa en líneas generales de refuerzo de las humanidades, pero también las formaciones y programas educativos orientados a los docentes, las ratios de alumnado o, por ejemplo, la línea política que se ha seguido en los últimos tiempos desde la conselleria.

Montserrat Franquesa llevó a cabo un ejercicio muy sencillo -que podríamos llamar de programación didáctica comparada- y que, por otra parte, aporta información de primer orden que genera preguntas y respuestas al mismo tiempo. La dinámica es simple. Sobre la mesa, un libro de texto de lengua que pertenece al último curso de primaria editado en el Estado francés, es decir, el equivalente al 6º de nuestro sistema escolar. Al lado, otro volumen de 1º de ESO -este, hecho en Cataluña. De esta comparación rápida, y a simple vista, ya surgen sombras y algunas luces. Rápidamente se planteó la pregunta: ¿Por qué el alumnado de la República Francesa (recordémoslo: en el equivalente de la etapa previa a la ESO, la nuestra primaria) trabaja textualmente Victor Hugo, La Odisea, la Ilíada, O Guy de Maupassant, entre otros autores del canon clásico francés? Y, sobre todo, y más aún: ¿por qué parece que aquí, en el curso siguiente, el listón es más bajo? Asimismo, hasta el segundo ciclo de la ESO, es decir, a tercero- no entra en el currículo, propiamente dicho, la literatura. Por tanto, el sesgo es más que evidente entre una propuesta y otra.

Uno de los otros ejes sobre el que también articularse esta jornada tenía la mirada más allá de nuestro marco territorial. Entre otras reflexiones y preguntas que pueden planear para el horizonte educativo, se hace patente que, si bien es cierto que la crisis de las humanidades está presente -como mínimo- a todos los territorios de la Europa más cercana, también es cierto que la proporción del desprestigio apunta más aguda en nuestro país. Como causa o efecto de esto, se tiene la percepción generalizada -y se demuestra como lo hizo franqueza- que se propicia que el umbral de conocimientos cada vez (lejos de alzarse) baje más.

Con todo, lejos del llanto ajeno, también se puede llegar a una reflexión, compartida al final del acto por Paulalba, A raíz de la intervención deAndreu Freixes: Cómo podemos defender o exigir favorecer nuestros autores si la cultura catalana tampoco los promueve? Un problema, por tanto, que diríamos sistémico que se evidencia en las programaciones educativas en todo el territorio.

Òscar Rocabert y Jaume Aulet, Respectivamente, atendieron cuestiones sobre los materiales didácticos y como es imprescindible que el máster de secundaria realmente aporte -a quien le haga falta- aptitudes y conocimientos en el ámbito literario catalán. En esta tesitura, se hizo evidente que (nuevamente) la problemática de acceso a los materiales también pasa por la crisis en el sector editorial y que, muy a menudo, los materiales que serían necesarios o bien no existen o son muy escasos y de difícil acceso.

De hecho, Joaquim Carbó, Que también participó en la jornada (aunque hacerlo mediante el artículo publicado en nube «Reflexión personal en voz alta: la obsesión por estar al día» que leyó y comentó Ramon Bacardit), Afirmó que en los años cincuenta, ávido de literatura adquirió muchos títulos de viejo que se habían publicado antes de la guerra: «Dickens traducidos por Carner y Romeva; Nada nuevo en el Oeste, DeEric Maria Remarque, En la famosa traducción de Joan Alavedra. Y, entre muchas otras, Proust, A cargo de Jaume Bofill y Hierro; Stendhal, de Just Cabot; Dostoievski, DeAndreu Nin; Moravia, de Miquel Llor; Maupassant, de Domènec Guansé… »; hay que pensar, pues, si hoy en día todo esto sería posible, tal como lo fue a mediados del siglo XX.

Una de las otras pretensiones del Colectivo Pere Quart era tratar todas estas cuestiones en los Países Catalanes, y en consecuencia era necesaria la participación de personas de todos los territorios. Como representantes de la comunidad educativa catalanoparlante de Mallorca y Valencia participaron también en calidad de miembros del CPQ, respectivamente, M. Antònia Font y Manuel Molins -aunque este último lo hizo en representación de compañeros que, ese día, iniciaban el curso escolar en Valencia.

Uno de los ejes de su participación se centró a comprender cuáles son las situaciones de ambos territorios, pero, sobre todo: ¿Cómo romper con el centralismo? En la condición de que no se trata de catalanocentrisme en el seno de los Países Catalanes, sino de un centralismo barcelonés que se propaga por todo el territorio y que, en consecuencia, termina por ahogar todo el tejido literario y lingüístico que hay en cada lugar, no sólo en el seno de la Cataluña «autonómica» -y todas sus realidades malentesament subalternas. Dicho de otro modo: el centralismo de Barcelona que se sufre en todo, desde Mallorca, hasta Alicante, el Camp de Tarragona o las comarcas del Pirineo.

Como con frecuencia sucede, las aportaciones del público, bueno y más si se trata de una jornada de trabajo, llevan siempre informaciones y opiniones de todo tipo. Desde la necesidad de ampliar horas de docencia, de mejorar las condiciones laborales del profesorado como, evidentemente, el malestar con el máster de secundaria.

Más allá de las disonancias que se pudieran exponer con los responsables políticos y técnicos de la Conselleria de Enseñanza, se constató que -aunque ahora- después de un gran número de quejas, los estudiantes que asisten al máster de profesorado tienen la percepción que la programación de esta titulación persiste en unos errores que ya se han detectado y señalado, más allá de encontrarse ante un año académico vacío, donde las prácticas son generalmente las pocas aportaciones tangibles a una formación pretendidamente pedagógica. Pero también se vio que «el enemigo interior» también existe: la supresión de planes de fomento de lectura demostradamente exitosos hacen pensar que se puede «desmantelar el país desde dentro» mientras -como ejemplo de manual, que se ofreció desde el público asistente y no de los ponentes- se focaliza la acción y la responsabilidad de las decisiones en «el enemigo exterior».

De hecho, el colectivo ha expresado su voluntad de encontrarse próximamente con la conselleria, y hacerlo, aún más, con el consejero Josep Bargalló, Licenciado en filología catalana (UB-Delegación del Camp de Tarragona) y que ejerció, a su vez, de docente de secundaria, y hasta hace poco fue coordinador del ICE de la URV, y que a la vez ha firmado algunos de los manifiestos del colectivo. Los miembros del Colectivo aspiran a un encuentro cordial y, aún más, que sea fructífera y en sintonía.

En último término, Paulalba moderó la parte final de la Jornada, que consistió en un turno de palabra abierto, a la que siguió el profesor de literatura catalana en la UAB, Francesc Foguet, Que fue el encargado de relatar cuáles habían sido las puntas de lanza de cada uno de los temas que se trataron.

Una jornada intensa y ancha que, de cierto, se convertirá en la primera de muchas, porque desde el Colectivo y desde el público se captó que, desgraciadamente, hay mucho trabajo por hacer, y mucho en juego: la educación y la pervivencia de la lengua y la literatura catalanas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola